23.3 C
Madrid
miércoles 29 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Compartir

Beber agua del grifo para salvar el planeta

Que los métodos actuales de embotellamiento y distribución de agua son dañinos para el entorno es algo conocido. Sin embargo, las cifras vinculadas al consumo de agua embotellada siguen siendo alarmantes.  El consumo de agua embotellada en España en 2019 fue de unos 135 litros por persona, 17 litros más que la media europea, según un estudio de Statista.

Por otra parte, aunque todas las botellas de plástico están hechas de PET, por tanto son reciclables. El Petcore indica que el porcentaje de botellas recogidas en la Unión Europea en 2018 no llegó al 60%. Este mismo organismo señala que hay grandes diferencias entre los estados miembro. Mientras que algunos Estados nórdicos logran recoger más del 90% de botellas, la media de los países mediterráneos no supera el 30-40%.

Lo cierto es que las botellas y los envases más ligeros han contribuido a reducir las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte del agua embotellada. Un informe de la Federación Europea de Aguas Embotelladas señala un ahorro de peso considerable (alrededor del 37% entre 1994 y 2012) por cada botella PET de 1,5 l.

Martin Murray, CEO de waterdrop, comenta: “Es cierto que el uso de plástico PET en botellas contribuye a reducir la huella de CO2, pero también lo es que el agua embotellada sigue necesitando transporte. Además, una reducción de peso de 20-30 g por cada 1,5 kg de agua transportada no deja de ser marginal”. 

En este contexto queda claro que un uso más extendido del agua del grifo como fuente de hidratación es una alternativa sostenible y económica. A modo de ejemplo, la Deutsche Verbraucherzentrale cuenta que el suministro de agua embotellada sólo para la ciudad de Berlín originó unas 105.000 toneladas de emisiones de CO2 en 2019, añadiendo que, si se hubiera utilizado agua del grifo, el impacto de CO2 habría sido 600 veces menor (175 toneladas).  Murray insiste: “Lamentablemente, estas cifras podrían aplicarse a muchas otras ciudades europeas. Los métodos actuales de embotellamiento y distribución de bebidas son insostenibles”.

El agua del grifo en Europa

Desde 2016 el 98,5 % del agua del grifo ya cumplía con las normas de agua potable establecidas por la UE. La nueva Directiva sobre el agua potable adoptada por el Parlamento Europeo propone garantizar el acceso al agua potable del grifo y a los sistemas sanitarios en todas las regiones europeas. Además, aumenta el número de posibles contaminantes a monitorizar y rebaja los límites existentes. «La nueva Directiva es una buena noticia de cara a impulsar entre la población el consumo del agua del grifo».

“Dependiendo del lugar dónde se viva, el agua del grifo puede gustar más o menos. En los entornos montañosos tiende a ser insípida y pura, mientras que algunas regiones costeras cuentan con un agua del grifo rica en cloro. Ambas versiones son seguras, pero, a pesar de que filtros y otros medios pueden ayudar a superar los obstáculos, no son particularmente populares. Mientras tanto, los viejos hábitos y las falsas percepciones siguen empujando al consumidor hacia el agua embotellada «limpia». Aunque no sea necesario, ya que la gran mayoría de las veces es realmente difícil detectar la diferencia entre el agua del grifo y el agua embotellada».

Salvar el planeta

“El agua del grifo es de muy alta calidad y se suministra las 24 horas del día y los siete días de la semana directamente en su punto de uso.” Es una de las conclusiones de un amplio informe sobre los hábitos de consumo de agua de los ciudadanos de la UE publicado en Wire’s Water en marzo del 2020. Entre otras cosas señala que la nueva Directiva Europea mejorará aún más la calidad del agua del grifo y que el hecho merece la atención de los consumidores. Más aún cuando se trata de proteger el medioambiente.

Martin Murray puntualiza: “En Europa, se transportan más de 100 botellas de agua de plástico por persona cada año, lo que equivale a 15 millones de toneladas de plástico y 8 millones de toneladas de CO2 en total. Si se tiraran todas las botellas de plástico producidas en los últimos 10 años en una pila, esta alcanzaría una altura de aproximadamente 2.400 m, o sea la mitad de la montaña más alta de Europa Central, el Mont Blanc.

«Iniciativas innovadoras, como la que propone waterdrop, se abren paso, dando alternativas de consumo sostenible, para dar respuesta a la demanda de un consumidor cada vez más informado y exigente. El enfoque del negocio del agua desde un ángulo creativo contribuye a desarrollar activamente soluciones sostenibles para fomentar el consumo responsable del agua del grifo como agua potable segura».

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados