20.2 C
Madrid
miércoles 29 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Redacción
Redacción
Un equipo de comunicación privado, no subvencionado, independiente, apolítico e intraconfesional.

Compartir

El bambú puede mitigar el cambio climático

Cada 17 de junio se celebra el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública sobre este tema y demostrar que existen soluciones y herramientas para combatir la desertificación. Una solución que cobra cada vez mayor protagonismo es la planta de bambú, cuyos bosques de bambú Moso crecen a razón de un 5% anual sin necesidad de replantación.

La desertificación y la sequía aumentan cada año por la vulnerabilidad de los ecosistemas de zonas secas, que cubren un tercio de la superficie del planeta, debido a la sobreexplotación y el uso inadecuado de la tierra. En este contexto, el cultivo de bambú es una verdadera alternativa respetuosa con el medio ambiente y una apuesta sostenible de futuro.

El bambú gigante, explica Sara Monge, Business Unit Manager para España y Latinoamérica de MOSO®, va a desempeñar un papel de liderazgo para revertir los efectos catastróficos del cambio climático: “Debido a su velocidad de crecimiento única, combinado con una producción eficiente por parte de nuestra empresa, el bambú de MOSO® absorbe más CO2 del que emite durante la producción y el transporte al cliente y las características técnicas de calidad , logrando productos con altas prestaciones en términos de dureza inigualable en un maderable y de durabilidad. A nivel económico son productos asequibles y equiparables a los que se usan tradicionalmente. Estéticamente, tienen una belleza muy atractiva para el arquitecto / interiorista o consumidor final” explica.

Gestión sostenible del bambú

na planta de bambú se compone de varias cañas y nuevos brotes crecerán naturalmente de la planta madre cada año. En general, 20-25% de las cañas de un bosque de bambú sostenible o plantación pueden ser cosechadas cada año sin disminuir el tamaño de la plantación o el número de cañas por hectárea. Esto significa que la planta no muere después de la cosecha gracias a su sistema de rizoma. Por el contrario, las podas habituales potencian el rendimiento y la calidad de la plantación.

A través de la fotosíntesis, las plantas absorben dióxido de carbono (CO2) y lo convierten en glucosa (elemento básico para la biomasa) y oxígeno. El CO2 se almacena en el material durante toda la vida del producto, e incluso más tiempo si el producto se recicla/recicla en nuevos productos duraderos. Debido al rápido crecimiento – y los altos rendimientos relacionados – el bambú MOSO® retiene mucho más CO2 en el conjunto de productos duraderos en comparación con las especies de madera el bambú MOSO® retiene una cantidad de CO2 muy grande en el conjunto de productos duraderos, puede llegar a ser mucho mayor que muchas especies de maderas como el roble, teca y las maderas blandas.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados