17.6 C
Madrid
jueves 16 de septiembre, 2021

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Redacción
Redacción
Un equipo de comunicación privado, no subvencionado, independiente, apolítico e intraconfesional.

Compartir

El mundo no verá el final del hambre en 2030

Acabar con el hambre en el mundo no será posible en 2030, si se mantienen las políticas actuales, según ha advertido la FAO en su informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020”

Casi un 9% de la población mundial, 690 millones de personas, padecen hambre y han aumentado en cerca de 60 millones de personas en los últimos cinco años, lo que nos aleja de poder alcanzar “hambre cero” en 2030, tal y como reflejan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

El ODS 2 es “poner fin al hambre”, y su primera meta es alcanzar ese propósito en 2030, así como “asegurar el acceso de todas las personas, en particular los pobres y las personas en situaciones vulnerables, incluidos los lactantes, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año”.

La meta 2.2. prevé “poner fin a todas las formas de malnutrición, incluso logrando, a más tardar en 2025, las metas sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de los niños menores de cinco años, y abordar las necesidades de nutrición de las adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas de edad”.

Pero la realidad es que para 2030, serán más de 800 millones de personas las que padecerán hambre en la tierra, una de cada 10 personas en el mundo, desde África del Norte, África subsahariana, Asia, América Latina hasta el Caribe.

Por ello, la FAO pide a todos los países “actuar con urgencia” para revertir las tendencias de los años recientes, comenzando por invertir en el aumento y la diversificación de la productividad agrícola sensible a la nutrición.

Es necesario fomentar la agricultura urbana y periurbana, evitar los impuestos a los alimentos nutritivos, invertir en investigación, innovación y extensión, y formular políticas e invertir en cadenas de valor que tengan en cuenta la nutrición.

También pide políticas e inversiones para reducir las pérdidas de alimentos, en la comercialización que tome en cuenta intereses de productores y consumidores, y en carreteras, transporte e infraestructura de mercado para los alimentos.

Finalmente se recomiendan políticas que fomenten la asequibilidad de dietas saludables, con reducción de la pobreza y la desigualdad de ingresos, planes como transferencia de efectivo a los más pobres y vulnerables, y mantenimiento de los programas de alimentación escolar.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados