20.2 C
Madrid
miércoles 29 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Redacción
Redacción
Un equipo de comunicación privado, no subvencionado, independiente, apolítico e intraconfesional.

Compartir

Nuevo hito en la investigación, ojos de laboratorio

Un equipo de investigador pertenecientes al Hospital Universitario de Düsseldorf ha logrado un nuevo avance en la lucha contra las enfermedades, al ser capaces de desarrollar órganos humanos, en su versión más mini, pero 100% funcionales.

En este caso han sido unos ojos que son capaces de detectar la luz y mandar señales a un cerebro primitivo, y ha sido gracias al estudio con células madre pluripotentes inducidas (iPSC), que son capaces de generar cualquier tipo de tejido, y se empezó a trabajar con ellas hace menos de 15 años.

Estas células denominadas iPSC, por su nombre en inglés, se están aplicando al estudio de enfermedades genéticas humanas, en medicina regenerativa y en investigación básica. Provienen de células de la piel extraídas de donantes adultos, lo que evita discrepancias por el posible uso de embriones, y tras colocarlas en un cultivo que imita el entorno de un cerebro en desarrollo, se obtiene un minicerebro con el que los investigadores pueden trabajar los efectos de las drogas, enfermedades, mutaciones o enfermedades genéticas.

«Nuestro trabajo destaca la notable capacidad de los organoides cerebrales para generar estructuras sensoriales primitivas que son sensibles a la luz y albergan tipos de células similares a las que se encuentran en el cuerpo», dice el autor principal del estudio, Jay Gopalakrishnan, del Hospital Universitario DüSseldorf.

«Estos organoides pueden ayudar a estudiar las interacciones cerebro-ojo durante el desarrollo embrionario, modelar los trastornos congénitos de la retina y generar tipos de células retinianas específicas del paciente para realizar pruebas de fármacos personalizadas y terapias de trasplante», aclara el experto, en su estudio recogido en la revista Cell Stem Cell.

«Se pueden desarrollar organoides cerebrales que contienen vesículas ópticas que muestran tipos de células neuronales altamente especializadas, allanando el camino para generar organoides personalizados y láminas epiteliales de pigmento retiniano para trasplantes», escribieron los autores.

En definitiva, fragmentos de cerebro humano o mini-cerebros pueden ser el nuevo «caldo de cultivo» donde crear órganos que no produzcan rechazo al ser transplantado, entre otras muchas posibilidades.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados