15.9 C
Madrid
sábado 25 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Compartir

El oso pardo desaparece de nuestros bosques

El oso pardo es uno de los animales más emblemáticos de la península ibérica. Ha estado presente durante siglos en los bosques de las diferentes regiones del país. De hecho, cuenta la leyenda, que el rey Alfonso XI eligió a este animal para el escudo de Madrid porque cazó uno en los montes cercanos a la capital. Y es que, en siglo XIV era común que estos osos vagaran por las inmediaciones de la ciudad a sus anchas. 

Mucho ha cambiado la situación del oso pardo desde entonces. En la actualidad, es una de las especies más amenazadas del planeta, aunque se puedan encontrar en diferentes áreas de Europa, Asia y Norteamérica. El hecho de habitar en tres continentes diferentes no significa que sus poblaciones sean numerosas. De hecho, el número de ejemplares que se pueden encontrar en cada área es inferior a los 50 en edad reproductiva. 

¿Por qué se encuentra en peligro de extinción?

  1. Periodo reproductivo lento: Los osas pardas tienen un período de gestación de doce meses. Es decir un año entero. Normalmente suelen tener entre una y tres crías por cada embarazo. Las mamás osas tienden a permanecer con sus bebés un año y medio. Esto significa que los periodos entre camadas son como poco de dos años. 
  2. Destrucción del hábitat del oso pardo: La actividad humana ha tenido mucho que ver en la desaparición de los entornos en los que habitaban los osos. Los osos viven principalmente en bosques, zonas que cada vez son más difíciles de encontrar por la tala de árboles y la edificación de estas áreas.  
  3. Infraestructuras humanas: Otro de los problemas, que se da sobre todo en Europa, es que las infraestructuras están limitando la capacidad de movimiento de los osos. Carreteras o autopistas obstaculizan el tránsito habitual de estos animales, no pudiendo relacionarse con otras manadas.
  4.  Caza del oso pardo: A día de hoy, ya no supone un grave problema ya que hay leyes que lo prohíben. Aún así, todavía se pueden encontrar cazadores furtivos que se benefician con la venta de sus pieles. De hecho, hace unos meses la Fundación Oso Pardo inició acciones legales para esclarecer la muerte de dos osas pardas en el Pirineo Aragonés.

Osos Pardos en España

La población de osos pardos cada vez era más y más pobre en España. Hasta que en la década de los noventa se comenzaron a hacer campañas para su recuperación, y, hasta hoy se han seguido manteniendo el número de ejemplares. Aun así, son muy pocos los ejemplares vivos que campan a sus anchas por los bosques del norte de la península. En el último censo se calculó que quedan unos 330 ejemplares.

En la península sólo existen dos núcleos poblacionales de osos pardos. Estos se encuentran tanto en la Cordillera Cantábrica como en la zona de los Pirineos. Se pueden encontrar ejemplares en diferentes Comunidades Autónomas como Asturias, Castilla León, Cantabria y en una pequeña parte de Galicia, concretamente en Lugo. La población cantábrica de osos está dividida en dos subpoblaciones, la occidental y la oriental. 

La primera, que es la de mayor tamaño con unos 280 ejemplares, se extiende desde los Ancares lucenses y leoneses hasta llegar a la zona central de la cordillera entre León y Asturias. Mientras que la segunda, con unos 50 osos, se distribuye por la Montaña Palentina, la Montaña Oriental Leonesa y los montes cántabros de Campoo de Suso, Polaciones y Liébana.

Fundación Oso Pardo

En España existe una fundación que se encarga del cuidado de los osos. La Fundación Oso Pardo cuenta con la ayuda de diferentes organizaciones y empresas para desarrollar diferentes proyectos relacionados con el cuidado de la especie.

Por ejemplo, están llevando a cabo un proyecto llamado “Osos con Futuro”. La ciencia ha advertido que el cambio climático afectará mucho en la vida de esta especie. El incremento de las temperaturas supondrá que el proceso de hibernación sea más corto y que haya menos frutos silvestres de los que se alimenta la especie. “Además, un mayor movimiento de osos durante el invierno puede generar interacciones con la caza y otras actividades recreativas y deportivas en importante auge que se desarrollan en la montaña”, aseguran desde la fundación. 

Desde la fundación se llevan a cabo una gran cantidad de proyectos diferentes con los que se puede colaborar, a través de su página web.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados