20.2 C
Madrid
miércoles 29 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Redacción
Redacción
Un equipo de comunicación privado, no subvencionado, independiente, apolítico e intraconfesional.

Compartir

Las asociaciones en pie de guerra frente a la publicidad más contaminante

Las asociaciones europeas han decidido poner en su punto de mira las campañas de publicidad de las compañías automovilísticas, que sigan haciendo promoción de vehículos contaminantes.

Así se han unido más de 20 asociaciones para que los ciudadanos europeos firmen contra la publicidad basada en combustibles fósiles y coches contaminantes.

Para los organizadores de esta recogida de firmas, ni la publicidad ni la posibilidad de patrocinar eventos deportivos, debería ser permitida para estas compañías que no favorecen la lucha contra el cambio climático, hay que recordar que en el pasado ocurrió algo parecido contra las empresas tabaqueras y se consiguió eliminarlas tanto de las televisiones como de los circuitos de formula 1.

Ese debate, el de la publicidad del tabaco, se cerró en 2005, y ya casi nadie lo recuerda, y algo parecido se desea promover ahora con los combustibles fósiles, una iniciativa ciudadana europea, que si alcanza millones de firmas, podría ser tomada en serio por las instituciones comunitarias.

Un movimiento que no es nuevo en Europa

Este movimiento no es algo nuevo en países europeos como Francia, donde su reciente ley del clima ya aborda el asunto de los patrocinios, y países como Noruega, o los Países Bajos, donde ya limitan la publicidad de los combustibles fósiles y los productos relacionados con esos combustibles, en algunas de sus ciudades, antes de dar el paso a escala nacional.

La iniciativa promovida por más de 20 asociaciones europeas entre las que están Green Peace, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra y la Fundación Renovables, va contra la línea de flotación de grandes empresas internacionales que tienen en la publicidad uno de sus pilares para aumentar su cuota de mercado, en caso de conseguirse este paso, deberán olvidarse de hablar de combustibles fósiles, para publicitar exclusivamente vehículos movidos por energías renovables o no contaminantes.

Serán muchas las presiones para que no salga adelante, desde las cadenas de televisión, que tienen a uno de sus grandes anunciantes en el sector de la automoción, a los equipos deportivos, que pueden pagar a sus estrellas gracias a los acuerdos con estas empresas, pero son los avisos constantes de la Organización Mundial de la Salud, y el cambio climático, razón suficiente para seguir intentando acabar con los vehículos contaminantes lo antes posible.

Repsol, en el ojo de mira contra el GreenWashing

Recientemente se ha enviado un informe, donde tras analizar por los activistas de DeSmog y Greenpeace Holanda más de 3.000 anuncios de compañías de combustibles fósiles como la española Repsol, se denuncia desde el estudio, que se estaba aplicando una campaña de GreenWashing, es decir, campañas donde se traslada al consumidor una imagen no real de su compromiso con la sostenibilidad, y que desde primeros de año será perseguido por la Comisión Europea.

El informe refleja, solo “el 16% de los anuncios de las empresas de combustibles fósiles investigadas promocionaban el petróleo, el gas y el carbón”. Es decir, la publicidad que hacen el 84% de las empresas (que son las seis analizadas) no se corresponde directamente con su actividad.

La Unión Europea quiere reducir un 55% sus emisiones de efecto invernadero en 2030, lo que en la práctica significa prohibir los motores de gasolina, diésel, gas e híbridos, donde esta campaña hace más presión, aunque el siguiente reto es que un modelo alternativo de transporte pueda ser adquirido.

El problema del vehículo eléctrico

El conductor español invierte de media menos de 18.000 euros en la compra de un vehículo nuevo, y busca libertad de movimientos y autonomía para sus traslados vacacionales y de fin de semana.

Al intentar encontrar un vehículo eléctrico que pueda cumplir las mismas características en autonomía, nos debemos de mover en el entorno de los 60.000 euros, es decir, más de tres veces la inversión media, lo que convierte a este tipo de vehículos en más un deseo que una realidad.

Vehículo Tesla

La posibilidad de recargarlos en los domicilios, solo disponible para aquellos propietarios que dispongan de un chalet o un garaje comunitario, reduce aún más las ventas frente a los modelos tradicionales de combustibles contaminantes, por lo que siguen existiendo muchos retos para alcanzar el compromiso adquirido por el gobierno de España.

Aunque no se explicita en el texto de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España, a partir de 2040 se dejarán de vender coches nuevos diésel, de gasolina e híbridos. De modo que nos quedaremos con tecnologías de propulsión eléctricas puras o de pila de combustible.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados