6.3 C
Madrid
martes 25 de enero, 2022

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Compartir

Waterdrop®, una nueva fórmula para cuidarnos siendo sostenibles

Beber agua es imprescindible para mantener el organismo activo y sano, aunque a veces puede resultar un tanto aburrido. Por eso, desde waterdrop® han ideado un nuevo sistema para beber más agua de una forma sostenible y sin que resulte pesado.

Con la ‘sostenibilidad’ y la ‘salud’ por bandera, hablamos con Martin Murray, uno de los tres socios fundadores de waterdrop®, que nos cuenta cómo ha sido el proceso de creación de la marca, cómo se encuentra actualmente el mercado y sobre todo

1. En pocas palabras, ¿qué es waterdrop®? 

Nuestra empresa se fundó en 2016 con tres socios austriacos, Henry Murray, Christoph Hermann y yo mismo (Martin Murray). Nuestra misión es inspirar a la gente en todo el mundo para que beban más agua de forma sostenible. Para ello hemos creado la primera microbebida del planeta: un pequeño cubo compacto, sin azúcar, hecho de extractos naturales de frutas y plantas, enriquecido con vitaminas y que se disuelve en agua

Nuestra razón de ser es hacer que las personas beban más agua, que es, con diferencia, la bebida más natural y sostenible que existe. Más de la mitad del cuerpo humano es agua e hidratarnos en cantidad suficiente nos ayuda a mantener la salud del cuerpo y de la mente. Consumir los 2-3 litros de agua recomendados al día no siempre es fácil; las microbebidas pueden ayudar a preparar una bebida agradable y divertida al instante en cualquier sitio, haciendo que beber agua se haga menos cuesta arriba.   

A diferencia de la mayoría de los proveedores de bebidas no alcohólicas, con las microbebidas sólo se transporta la esencia del sabor: un cubito que se añade al agua en el momento y en el lugar del consumo. En waterdrop® promovemos activamente el uso del agua del grifo como fuente de hidratación que, además de ser sostenible, es económica. Una microbebida (un cubito) pesa menos de 3g y sirve para enriquecer hasta unos 600ml de agua. En comparación con las bebidas embotelladas, las microbebidas ayudan a reducir las emisiones asociadas al transporte (CO2) y el uso de plástico.    

2. ¿Cómo comenzó el proyecto? ¿Cómo se les ocurre? 

Imagínate que estás en un avión y tienes sed. Frente a una oferta de bebidas azucaradas es probable que termines por pedir lo más saludable: agua. El agua es buena, aunque a veces puede resultar un tanto aburrida. Es lo que sentí en 2016, a 30.000 pies de altura y que, en retrospectiva, se podría decir que fue para mí un momento de inspiración ¿Y si hubiera una varita mágica, capaz de convertir un triste vaso de agua en una experiencia más placentera al instante? Sabía que allí había una oportunidad de negocio.   

Como apasionado bebedor de agua, siempre he tenido debilidad por la industria de las bebidas, aunque no podía dejar de preguntarme cómo una industria tan grande ha conseguido mantenerse durante décadas sin apenas cambios.  Pensé que, en vez de embotellar y enviar agua por todo el mundo, tendría que haber una forma de concentrar y conservar el sabor, preparándolo para añadirlo al agua sólo en el momento de consumirla.  

Se eliminaría gran parte de los problemas medioambientales relacionados con la industria de las bebidas embotelladas y se abriría la puerta para aprovechar una de las fuentes más infravaloradas para la hidratación: el agua del grifo. Especialmente en las regiones desarrolladas, el agua del grifo es de muy alta calidad y está disponible las 24 horas del día.  

Tenía tanta confianza y estaba tan motivado ante la perspectiva de crear waterdrop® que dejé mi trabajo para enfrentarme a un futuro incierto, asumiendo que tenía que pasar por endeudarme. Aunque la idea inicial de waterdrop® era en realidad bastante sencilla, su ejecución era harina de otro costal…  Junto con Henry y Christoph nos embarcamos en una aventura para desarrollar las ideas, el producto, el diseño y el proceso de producción, maquinaria incluida. Dormimos poco y los fracasos iniciales se sucedían hasta que finalmente logramos poner en pie un producto. En 2017, empezamos a comercializarlo en nuestro mercado doméstico, en Austria.  

3. ¿Detrás de qué filosofía nace la empresa? 

Cada vez somos más conscientes de que beber suficiente agua a diario nos ayuda a mantener los niveles de energía y las funciones cerebrales. A la vez que transcienden los beneficios de una reserva de agua personal saludable, el mercado de las bebidas no alcohólicas está experimentando varios cambios: por un lado, los consumidores ya llevan un tiempo sustituyendo bebidas azucaradas por variantes más saludables. Por otro, queda patente que los métodos actuales de embotellamiento y distribución de bebidas son esencialmente insostenibles.   

Como empresa joven enfocamos el negocio del agua desde un ángulo creativo para dar respuesta a la demanda de un consumidor cada vez más informado y exigente. Estamos desarrollando activamente soluciones sostenibles para ayudar a proporcionar agua potable segura, ya que creemos que un uso mucho más amplio del agua del grifo es muy beneficioso para el medio ambiente. La nueva Directiva Europea (dic 2020) sobre el agua potable aborda claramente cuestiones como un acceso fácil al agua y unos estándares elevados de la misma generan confianza en el agua del grifo que, por otra parte, es eco-responsable. En waterdrop® estamos convencidos que es el camino que hay que seguir.  

4. ¿Qué tiene de innovador waterdrop®? ¿Cómo contribuye al medio ambiente? 

La «Deutsche Verbraucherzentrale» (el equivalente alemán al Centro Europeo del Consumidor en España) cuenta que el suministro de agua embotellada sólo para la ciudad de Berlín originó unas 105.000 toneladas de emisiones de CO2 en 2019, añadiendo que si se hubiera utilizado agua del grifo el impacto de CO2 habría sido 600 veces menor (175 toneladas)2.  Son cifras que se podrían aplicar a muchas otras ciudades europeas, pero el ejemplo demuestra que los métodos actuales de embotellamiento y distribución de bebidas son insostenibles.   

El agua de grifo es una buena alternativa: está disponible en todas partes siempre y no necesita transporte ni plástico. En 2016, la Agencia Europea de Medio Ambiente llegó a la conclusión de que el 98,5 % del agua del grifo ya cumplía con las normas de agua potable establecidas por la UE.  

Nuestro enfoque del negocio del agua desde un ángulo creativo desarrolla activamente soluciones ecológicas y sostenibles para fomentar un consumo responsable del agua del grifo como agua potable segura. Desde waterdrop® fomentamos activamente el uso del agua del grifo como fuente de hidratación: es económica y sostenible. 

Una microbebida (un cubito) pesa menos de 3g y sirve para enriquecer hasta unos 600ml de agua; en comparación con las bebidas embotelladas, las microbebidas ayudan a reducir las emisiones asociadas al transporte (CO2) y el uso de plástico. Concretamente, estamos hablando de una reducción del 98% en emisiones de CO2 y en plástico: 

Peso del plástico:   
1x cubito de waterdrop®: 0.4 g    
1 botella de PET de 0,5 L: 20 g   
20 g – 0,4 g = 19,6 g / 20 g = 98%.   
   
Salida de CO2:   
CO2 por litro de waterdrop®: 0.31 g   
CO2 por litro de botella PET: 29 g   
29 g – 0,31 g = 28,69 g / 29 g = 98,9%   

Por otra parte, waterdrop® es socio de Plastic Bank, una organización canadiense que lucha por el medio ambiente. Las personas que recogen plástico desechado pueden canjearlo por electricidad, acceso a internet o dinero en efectivo en el Plastic Bank. Por cada paquete de microbebidas vendido, waterdrop® se compromete a recoger una botella de plástico del medio ambiente. Esto equivale a 4 veces más plástico que los envases de los microbebidas vendidas, algo que convierte a waterdrop® en una empresa «plastic-positive«.  

5. Hablando de futuro, ¿cree que las empresas comenzarán a usar este tipo de envasado? 

Es probable que utilicen este tipo de envase y -espero- otros que sean aún más eficientes y sostenibles.  Nuestros equipos de I+D buscan constantemente alternativas vegetales para sustituir el mono PP 100% reciclable que utilizamos actualmente. Nuestro cubito no contiene conservantes, por lo que es muy sensible a la humedad. Por eso el PP es actualmente la mejor opción. Sin embargo, ya estamos trabajando en 3 posibles alternativas, con el objetivo de pasar a un envase 100% libre de plástico en un futuro próximo.

El formato de envases individuales no excluye necesariamente una reducción de residuos. El reto es ofrecer un formato individual que, a pesar de requerir más envases, permita reducir el impacto medioambiental. Creo que todas las empresas tienen que reconsiderar los envases que utilizan para sus productos.  La emergencia ecológica es una realidad y las empresas deben mostrar el camino; los consumidores están cada vez más comprometidos y necesitan transparencia por parte de las empresas.

6. ¿Qué son las microbebidas? 

Como comentado en la primera pregunta, waterdrop® es un pequeño cubo hecho de extractos naturales de frutas y plantas y enriquecido con vitaminas esenciales que se disuelve en agua, consiguiendo así una bebida agradable y sin azúcar en cualquier momento y en cualquier lugar. Los ingredientes provienen exclusivamente de agricultores de confianza en el mundo entero.  

Las microbebidas caben en cualquier bolsillo y hay un total de doce sabores diferentes: van desde esencias afrutadas hasta aquellos basados en extractos de plantas; están diseñadas para satisfacer cualquier estado de ánimo y deseo y para cumplir con nuestra misión principal: la de ayudar a beber más agua.  Además de esencias naturales, las microbebidas llevan vitaminas y, en algunos casos, aportan algo de cafeína.  Como ejemplo, el sabor BOOST lleva extractos de grosella negra, flor de saúco y Açai, vitaminas B6/B12 y C. El conjunto facilita el flujo de la energía.  

Cápsula waterdrop®.

7. ¿Se han encontrado con muchas dificultades para lanzar waterdrop®? ¿Cuáles? 

Después de la idea inicial, pasamos día y noche durante unos dos años en I+D intentando averiguar cómo fabricar realmente el producto waterdrop®. Tuvimos que desarrollar desde cero todas las recetas, la maquinaria de producción y los envases. Para ello, convencimos a algunas poderosas empresas alemanas para que nos ayudaran tras mostrarles poco más que diapositivas de PowerPoint y una vaga idea de “vender en Asia».

Nos pasamos los días elaborando estrategias, diseños y hojas de ruta de los productos y discutimos mucho sobre pequeños detalles, como el tamaño de las letras, muchas veces hasta la madrugada. No teníamos ningún producto, ni clientes, ni presencia en las redes sociales; eso sí, trabajamos sin parar, mucho más de lo que creíamos posible.  No había vuelta atrás: incluso en los momentos más difíciles para motivarnos y seguir adelante sabía que, de alguna manera, terminaríamos por tener éxito. La mayoría de nuestros amigos y familiares pensaban que estábamos locos o que éramos unos ingenuos. Afortunadamente, las personas más cercanas sí estaban de nuestro lado y nos apoyaron. Lo que pensaron los demás de nuestros sueños no nos importaba.

Nuestros primeros clientes reales fueron empresas, ya que inicialmente intentamos dirigirnos al mercado B2B. Nuestro plan consistía en vender a oficinas y hoteles de moda para obtener valiosos comentarios de los usuarios finales que, a su vez podían conocer la marca y realizar pedidos online.

Habíamos invertido tanto tiempo en desarrollar el producto que no nos importaba su sabor, ya que ¡por fin, teníamos un producto! En retrospectiva, nuestra primera versión era bastante mala, ya que ni la receta ni los envases estaban optimizados. No teníamos apenas dinero, pero tras dos años de largas discusiones y pruebas de concepto, simplemente era hora de lanzar el producto. Una de mis citas favoritas es: «Si no te avergüenzas de tu primer producto, lo has lanzado demasiado tarde». Esto es 100% cierto.

Nos dimos cuenta muy pronto de que empeñarnos en el mercado B2B sería nuestra muerte. No teníamos ni producto, ni marca; tampoco teníamos dinero o tiempo para desarrollar un negocio B2B sostenible. Por suerte, encontramos rápidamente un gran local pop-up en la calle más concurrida de Viena, donde a lo largo de un año reservábamos semanas sueltas en función del importe de alquiler. Eso significaba a menudo construir y reconstruir la tienda desde cero, casi siempre en una sola noche. La tienda no sólo nos dio credibilidad, sino que, sobre todo, nos proporcionó información real de cientos de personas. Después cambiamos el envase, la receta, el precio y toda la estrategia de comunicación de nuestros productos. Nuestro principal aprendizaje: vender al consumidor final (B2C) es estupendo por internet, pero no hay nada que supere el servicio de atender a los clientes en persona.

8. ¿Qué valor medio ambiental y social tiene waterdrop®? 

Hoy en día se fabrican más de 500 mil millones de botellas de plástico anualmente y se calcula que, sólo en Europa, se transportan más de 100 botellas de agua de plástico por persona cada año. Esto equivale a 15 millones de toneladas de plástico y 8 millones de toneladas de emisiones de CO2 derivadas del transporte. Por otra parte, una hipotética pila construida con todas las botellas de plástico producidas en los últimos 10 años alcanzaría una altura de 2.400m, o sea, la mitad del Mont Blanc, la montaña más alta de Europa Central. 

Dado que nuestras microbebidas se componen de extractos de frutas y de plantas altamente sensibles que necesitan protección para mantener el aroma y la frescura, waterdrop® utiliza envases de polipropileno (PP) perfectamente reciclables. El envoltorio pesa unos 0,3g. En comparación, la cantidad de plástico necesaria para sólo la tapa de una botella convencional de medio litro es 10 veces mayor que la del envoltorio de una sola microbebida de waterdrop®. El uso de aluminio y de PVC no está permitido.  

Por otra parte, nos encanta la durabilidad. Los accesorios sostenibles que proponemos a nuestros clientes están hechos de vidrio de borosilicato de alta calidad, acero inoxidable, porcelana y bambú. Ayudan a tener el agua a mano durante el día, sin tener que recurrir al plástico. Todas nuestras botellas de vidrio se fabrican en Europa. Por otra parte, todas las plantas de producción de las microbebidas han sido diseñadas y perfeccionadas para cumplir de forma específica con altos estándares de producción y  de calidad (GMP). La fábrica está ubicada en Alemania.   

9. ¿Próximos objetivos que se hayan propuesto?

Queremos hacer de waterdrop® una marca global y llevar el lema «Bebe más agua» a todo el planeta. Hay un componente geográfico, por un lado, y un componente mundial de producto, por otro: geográficamente, nos estamos expandiendo en Europa. Este año también estamos probando en EE.UU. y en los próximos años nos expandiremos principalmente en EE.UU. y luego, a través del sudeste asiático a China. No hay nada que nos impida ser globales, ya que somos prácticamente la única bebida que se vende por Internet. A medio plazo, tendremos oficinas en París, Londres, Múnich, Brno, Nueva York y Singapur, pero la sede central seguirá estando en Viena. Todo esto llevará un poco de tiempo, pero nos hace mucha ilusión.

Ampliaremos la cartera de productos añadiendo varios segmentos y ediciones para ofrecer una variedad aún mayor de gustos y funcionalidad.  Además, tarde o temprano nos convertiremos en uno de los mayores vendedores de botellas de vidrio y acero del mundo, ya que las botellas reutilizables ilustran perfectamente nuestra visión de un mundo sin botellas de plástico. Nuestra plataforma se basa en el concepto de agua descentralizada (filtrada), y nuestros clientes disfrutarán del sabor y la funcionalidad que desean, en el punto de consumo. Nuestra cartera de productos seguirá creciendo a través de nuestras microbebidas, microtés, “drinkware”, “drinktech” y la filtración de agua.

Vaso de waterdrop®

10. Será posible una sociedad aliada con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenibles)? ¿Desde la creación de su empresa hasta el día de hoy considera que ha habido un cambio de mentalidad? 

Para empresas como nosotros (de reciente creación) parece obvio situar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) como un pilar de la marca. Principalmente porque somos conscientes de los problemas medioambientales, pero también porque el consumidor de 2021 está educado en el tema y es capaz de acceder a toda la información relevante en cuestión de segundos. Si las empresas quieren ganarse la confianza de los consumidores, es esencial que estén ancladas en la realidad de la urgencia climática. Por encima de todo, nuestra misión es desarrollar alternativas sostenibles para un futuro mejor.

Las dificultades para alcanzar estos objetivos pueden residir en las interacciones con el mundo exterior. Las mentalidades han cambiado, por supuesto, pero la velocidad de aplicación no es la misma en cada industria y en cada generación. Este es el reto: encontrar socios que estén alineados con sus valores y objetivos, y conseguir que las iniciativas adoptadas sean respetadas y aplicadas por todos, a todos los niveles.

11. ¿Cómo ven la transformación de las empresas convencionales hacia la sostenibilidad?

La sostenibilidad no es un privilegio, es un requisito. Hablando de las industrias de bebidas: creemos que la industria mundial de las bebidas está rota. Durante décadas, las empresas han estado enviando toneladas de agua (azucarada) por millones en botellas de plástico por todo el mundo para llegar a los puntos de venta, dañando nuestra salud y el planeta.

Creemos que el agua es la piedra angular de un estilo de vida saludable. Es el recurso más increíble que nos ofrece nuestro planeta. En un mundo en el que nada necesita ser embotellado y enviado. La gente de todo el planeta debería tener libre acceso al agua del grifo (filtrada) para beber, además de la opción de mejorarla para preparar sus propias bebidas. El agua es la plataforma, nosotros aportamos la personalización. Además, las bebidas a base de azúcar y con sabores artificiales, con su enorme huella de CO2 y su excesivo uso de plástico, quedarán anticuadas y obsoletas a medida que nuestra nueva categoría de productos, las «microbebidas», se convierta en el nuevo estándar.

Ya podemos observar que las principales empresas de bebidas están buscando alternativas más limpias al plástico. Soy muy optimista en cuanto a su capacidad para ofrecer a los clientes alternativas más sostenibles.

12. ¿Es esta transformación real o existe el “greenwashing”?

Quiero creer que la transformación es real. El “greenwashing” existe y se puede identificar muy rápidamente. Pero creo profundamente en el deseo de las empresas y los empresarios de repensar el mundo del mañana. Es lo que intentamos hacer cada día con nuestras microbebidas. Tenemos la oportunidad de intercambiar ideas con otras empresas, desde la start-up que basa su desarrollo en normas de eco-esponsabilidad que se dan por hecho hoy en día, hasta las multinacionales que se comprometen en procesos, a veces largos pero reales, de transición ecológica. Creo que no debemos tener miedo de hacer concesiones en favor de un modelo más sostenible.

 13. ¿Cómo fue el proceso para conseguir financiación? ¿Con qué dificultades se han encontrado en este aspecto? 

Primero habíamos recibido un poco de dinero “pre-seed” de inversores y antiguos jefes;  dependíamos totalmente de la investigación de laboratorio que nos costaba 1.500 euros por día. Creo que todos envejecíamos cerca de un año por cada día de laboratorio (y eran muchos). No era por la humedad, sino por los resultados obtenidos: a menudo, las conclusiones eran decepcionantes y comentarios como «bueno, esto no funciona» o “vale, este es el final del proyecto» eran frecuentes.  Luego pensábamos: ¿proyecto, qué proyecto?”. waterdrop® era nuestra vida y parar no era una opción. Así que continuamos con otros dos meses de I+D, antes de crear el siguiente prototipo.

Más tarde, en 2019, tras una recaudación de fondos de 12 millones, nos expandimos con fuerza a Francia, Reino Unido, Italia, España, Holanda y la República Checa, y empezamos a ofrecer una mayor cartera de productos para ayudar a nuestros clientes a BEBER MÁS AGUA. Para entonces, nuestra marca y nuestra gama de productos eran mucho más claras y habíamos desarrollado un sólido enfoque multicanal que podíamos adaptar a cada mercado según lo consideráramos oportuno. Nos habíamos convertido rápidamente en uno de los “e-commerce” con más crecimiento en Europa y nuestro equipo había crecido hasta 200 personas.

14. ¿Qué consejo le daría a una persona que le presenta un proyecto como el suyo?

Empezar. Empezar con waterdrop® no fue ningún camino de rosas, más bien fue una montaña rusa. Siempre supimos que tendríamos éxito, la única incertidumbre era cuándo. Si no te importa lo que piensen los demás y tienes la convicción inquebrantable en ti mismo y en la idea de hacerla realidad, cueste lo que cueste, tienes una buena oportunidad. Las partes más desafiantes a partir de ahí son encontrar y construir el equipo adecuado, traer a los inversores adecuados y mantener una confianza abrumadora para tener éxito sin perder de vista un sinfín de asuntos que además tienes que arreglar sobre la marcha.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados