20.2 C
Madrid
miércoles 29 de mayo, 2024

El diario de los lectores comprometidos

Autor

Compartir

Viena se adentra en la movilidad del futuro

La ciudad de Viena y Kapsch TrafficCom lanzan la movilidad del futuro respetuosa con el medioambiente con “Gestión del Tráfico 2.0”. Este proyecto se suma a los desarrollados en nuestro país en otras ciudades como Santiago de Compostela, Ibiza, Málaga o Vitoria.

En la lucha contra la crisis climática global y sus consecuencias, la reducción de las emisiones del tráfico juega un papel esencial. La digitalización de la gestión del tráfico es una palanca importante para las ciudades que buscan reducir las emisiones y mejorar, a su vez, la experiencia del tráfico.

En España, Kapsch ha llevado a cabo proyectos en este sentido como Smartiago (Santiago de Compostela), para la monitorización de la movilidad basada en Inteligencia Artificial, con seguimiento de indicadores específicos de la calidad del aire. Tambien, en Ibiza con el fin de asegurar la isla como un destino turístico más sostenible. La tecnología de Kapsch también permite que en Vitoria se dé prioridad al transporte público (tranvía) para favorecer este modo de desplazamiento, descongestionando y mitigando emisiones nocivas, mientras que en Málaga se trabaja en la optimización de las arterias con el fin de asegurar la fluidez del tráfico y en la sincronización de fases semafóricas con autobuses en conducción autónoma.

Viena en cabeza de la movilidad sostenible

Los sistemas inteligentes conectados no sólo aumentan la seguridad del tráfico, sino que también contribuyen a la protección del medioambiente. Permiten un transporte fluido y reducen así las emisiones. Como pionera en la protección del clima, la ciudad de Viena está a la vanguardia también en este aspecto, con un proyecto llevado a cabo conjuntamente con Kapsch TrafficCom.

«Estamos trabajando en otras medidas de protección medioambiental para el tráfico rodado. La gestión inteligente del transporte ayuda a mejorar las condiciones del tráfico y, por tanto, el balance de CO2. Ahora lanzamos un proyecto pionero con su primera aplicación, la app Grüne Welle Wien. Este desarrollo permitirá ahorrar hasta un 15% de las emisiones, además de facilitar la vida de los ciclistas vieneses», afirma Ulli Sima, concejal de Movilidad y Digitalización, que presentó el proyecto de Gestión del Tráfico 2.0 junto con Georg Kapsch, director general de Kapsch TrafficCom.

Gestión del tráfico 2.0

Bajo el lema «Gestión del Tráfico 2.0″, la ciudad de Viena y Kapsch TrafficCom están aplicando un amplio conjunto de medidas orientadas al transporte del futuro. Éstas van desde semáforos conectados en red que evitan los atascos y cambian a verde cuando se acercan los tranvías, hasta un sistema de navegación inteligente que anticipa situaciones críticas de tráfico en tiempo real, ayuda a sortear proactivamente los atascos y protege zonas sensibles como los colegios, garantizando así una mayor seguridad en las rutas escolares.

A largo plazo, el objetivo es que las funciones de Gestión del Tráfico 2.0 estén también disponibles directamente en los vehículos. De este modo, Viena estará bien preparada para las próximas innovaciones en materia de movilidad, como la conducción autónoma. «Lo que hoy suena un poco a ciencia ficción podría ser bastante común en un futuro próximo, cuando todo esto sea posible gracias a los sistemas de tráfico inteligentes y conectados en red que estamos haciendo realidad en Viena», afirma Georg Kapsch.

La app Grüne Welle Wien

La aplicación Grüne Welle Wien es el primer paso del proyecto Gestión del Tráfico 2.0. Permitirá a los ciclistas y a los conductores de automóviles atravesar el tráfico de la ciudad con mucho menos esfuerzo y estrés, y de forma más eficiente en cuanto a combustible y comodidad.

La aplicación para smartphone muestra a qué velocidad se puede llegar al siguiente semáforo en verde o cuántos segundos estará aún en rojo. Si un semáforo está en rojo, los usuarios pueden circular por inercia y, por tanto, seguir en movimiento cuando el semáforo vuelva a ponerse en verde. Esto supone menos arranques y una mayor fluidez del tráfico. En el caso de los coches, se ahorra hasta un 15% de combustible y emisiones. En el caso de la bicicleta, la app permite ajustar perfectamente el esfuerzo físico a las fases verdes y circular con mucha más fluidez por la ciudad.

«Viena se está convirtiendo en una de las ciudades líderes de Europa en materia de movilidad. Con Grüne Welle Wien, los semáforos de la ciudad se comunicarán de forma inteligente con los usuarios de la carretera. Para evitar los atascos, el siguiente paso será controlar de forma flexible las fases verdes de los semáforos en función del volumen de tráfico real. De este modo, se podrá reducir drásticamente el estrés y la contaminación ambiental», concluye Kapsch.

Síguenos

Lo más leido

150 millones de toneladas de basura calientan nuestra tierra cada día

Cada día, durante los últimos años y durante los próximos, arrojaremos más de 150 millones de toneladas de basura a nuestros campos, a nuestros...

Tres pasos para acabar con la pobreza extrema

Más de 820 millones de personas viven con hambre crónica, pero el mundo produce los alimentos suficientes para dar de comer a la población...

La Inteligencia Artificial empodera a la mujer

Cada año queda marcado por la historia que ha dominado las portadas de los periódicos. Si 2020 ha sido el año de la pandemia,...

Cuidar el clima

España recibía en 2019 a las principales delegaciones del mundo. Las Naciones Unidas se reunieron para evaluar el progreso internacional en la lucha contra...

Cuidar la diversidad, cuidar nuestro planeta

El hombre comparte el planeta con el resto de seres vivos, y en la medida en que somos capaces de cambiar la mentalidad en...

Artículos relacionados